Slow Fashion es un movimiento de moda sostenible que cada día gana más adeptos. Inicialmente, este movimiento de moda lenta procuró rechazar toda la ropa producida masivamente pero se ha extendido para incluir muchas interpretaciones.

Elegir productos artesanales para apoyar a los negocios pequeños, el comercio justo y las prendas hechas localmente, comprar ropa de segunda mano o vintagey donar la que ya no se usa, bajar el consumo de ropa, son algunos de los ejemplos de prácticas de la Slow Fashion.

Este movimiento aboga por prendas creadas en procesos ecológicos y con condiciones laborales justas. Es interesante poder ver diseños de moda mientras se promueve la conciencia ambiental.

La Semana de la Moda Slow tiene origen en Chile pero se ha expandido a otros países de habla hispana. En este mes la ciudad de Bogotá en Colombia tiene la oportunidad de disfrutar de este espectáculo.

Comentarios