Oriundo de Treviso, Italia, Luciano Benetton, tras la muerte de su padre, con 19 años de edad, tuvo que comenzar a trabajar en una tienda de ropa para mantener a su madre y hermanos. Con esfuerzo fundó, en 1965, la compañía Fratelli Benetton, empresa que una década más tarde ya era una multinacional con nueve fábricas.

 

El pasado miércoles, Luciano cumplió ochenta años y a pesar de que en abril del 2012 su hijo Alessandro tomó las riendas del negocio como nuevo presidente, él todavía sigue como consejero.

 

Este gran visionario de la moda del siglo XX ha reinventado el color en una Europa devastada por la guerra. Además, con él llegaron los precios accesibles, el diseño innovador y osadas campañas publicitarias.

 

En la actualidad, alejado de las polémicas aunque todavía con presencia en actos públicos, este ídolo de las tendencias fashionistas, reside en el lugar que lo vio nacer, mientras que disfruta del campo y los viñedos.

Comentarios