Anoche Izal puso el broche de oro a sus más de 80 conciertos de la gira ‘Copacabana’  con una multitudinaria despedida. La banda madrileña, liderada por Mikel Izal, dijo “hasta luego” a los escenarios españoles, arropados por las más de 16.000 personas que abarrotaron el WiZink Center de Madrid (antiguo Palacio de los Deportes).

Un broche de oro exquisito, formado por 23 canciones que repasaron su discografía y sus siete años de trayectoria musical, que comenzó con una tímida Despedida, y que fue in crescendo a medida que tomaba forma el espectáculo.

Precedidos por el grupo Modelo de Respuesta Polar, los de Izal, “llenaron de luz cada espacio” del Palacio de los Deportes con una puesta en escena brillante, un sonido más que impecable y un espectáculo luminoso, que dejaba entrever el esfuerzo de la banda por lograr una noche épica tras ocho conciertos de fin de gira.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fue una noche llena de sorpresas en la que no pudieron faltar invitados de excepción como Jorge Drexler, compartiendo escenario en La Piedra Invisible o Miss Caffeina con el que el estadio retumbó al ritmo de La Mujer de Verde.

Además, la banda madrileña, presentó Ruido Blanco, uno de los temas que compondrán su nuevo trabajo, que tiene previsto ver la luz en 2018 y al que se dedicarán por completo hasta entonces.

Y llegó “el fin de los finales” con el tan esperado El “puto” Baile pronunciado en boca de un emocionado Mikel Izal. El confeti arropó al vocalista que buscó el último aliento de su público, que se entregó por completo en un fin de gira sencillamente: “genial, astuto, indecente, y maravillosamente oportuno”.

Comentarios