Kelly Osbourne, hija del reconocido músico Ozzy Osbourne, había estado conduciendo el programa Fashion Police de E junto a Giuliana Rancic, Brad Goreski y Kathy Griffin tras el fallecimiento de la comediante Joan Rivers.

Recientemente dio un ultimátum a los productores del show diciendo que renunciaría si Rancic no pedía disculpas a la cantante Zendaya Coleman por los comentarios que hizo, asegurando que olía a marihuana. Afortunadamente, estas disculpas se ofrecieron y se puso fin a ese tema. Pero, lo cierto es que Osbourne ya mostraba su inconformidad con la manera en la que se venía produciendo el programa desde la desaparición física de Rivers.

Después de su renuncia, se ha especulado sobre la posible incorporación de Khloé, una de las integrantes del clan Kardashian, quien podría ocupar el sillón de Kelly la siguiente semana, luego de su participación en la conducción de la alfombra roja en la pasada gala de los Oscars. Si bien Kardashian había dejado pasar esa oportunidad, tal vez ahora la reconsidere, dijo una fuente a la revista US Magazine.

Comentarios